Quiénes Somos
El proyecto
Contacto
    Cómo visitar un zoo?
    Haciendo videos
HISTORIAS DEL ARCA DE NOÉ

Su majestad y el ratón

De nuevo un reportaje. Quieren que averigüe si los animales del parque zoológico tienen depresión. Claro que todo es preferible a estar en clase- .

Así murmuraba un ratón pequeñito y decidido. Paseaba por las avenidas del parque con aire de suficiencia, cosa muy propia en él, entre gente divertida y niños corriendo de lado a lado.


Pepón, que así se llama nuestro amigo, lo observaba todo, y cuidadosamente lo anotaba en una pequeña libreta. Cruzó la avenida, y se paró debajo de una valla, pues aunque era atrevido no tenía un pelo de tonto y sabía que tenía que guardar las distancias en los recintos donde estaban los animales más peligrosos… observó a unas leonas tumbadas y cerca de ellas también había un cachorro.


-Tienen cara de aburridos, seguro que están acostumbrados a su nuevo espacio tan distinto al de la selva y ni se inmutan con el ruido de la gente-.


Lo que sí observó fueron sus ojos sin pizca de alegría.

- Pepón pensaba en voz alta. –Dicen del león que es el rey de la selva, pero este que tengo enfrente no hace más que dar vueltas con cabeza gacha y arrastrando la cola…

No bien había acabado su frase cuando con un giro inesperado, el león se volvió hacia él dejándole mudo.


-Ratoncillo imberbe y parlanchín… grrrr!!! ¿Quién te has creído que eres?
El león de larga melena se dirigía a él con ojos fieros. Pepón retrocedió dos pasos pero su espíritu batallador le hizo adelantar tres, apareciendo del grueso barrote donde había estado observando hasta ese momento. Estiro cuanto pudo su pequeña cabeza y tratando de no temblar se dirigió a él en un tono algo jocoso…


-Mire usted, “su majestad”… He venido a entrevistarle.

- Joven, menos guasa - después el tono se volvió arrogante.

-Yo ahora estoy aquí entre barrotes; como en prisión encerrado… añorando el aire puro de mi selva; el agua clara de sus manantiales, los grandes árboles bajo los que me refugiaba del calor, mis correrías por la pradera tras la caza. Pero y tú…pequeñajo parlanchín, aprendiz de reportero, ¿Alguien, alguna vez te temió? ¿O te miró con respeto?

Pepón agacho la cabeza, lentamente levantó la mirada y encogiendo los hombros hizo un gesto de disculpa. El león, ahora con tono egregio, continuó:

-Yo vigilaba constante, siempre al acecho, esperando una presa con que alimentarme y llevar comida a mi manada. Era temido y respetado como ningún otro animal. Esas cebras de allí abajo, -con una pata y un giro de cabeza señaló a otra zona del parque-, o aquellos antílopes, jirafas y algunos más… ¡me temían! Ahora parecen seguros, y a pesar de eso ¿te parecen satisfechos viviendo en cautividad? El calor aquí es sofocante ¡cuanta contaminación! El agua se caldea, no tiene pureza y apenas nos apaga la sed. No podemos correr, galopar… Nos traen a este aparcamiento, fuera de nuestro ambiente, para regocijo de unos y enriquecimiento de otros ¿Cómo crees debo sentirme? ¡Si muchos animales estamos en extinción por culpa de la avaricia de algunos!

Pepón estaba asombrado ¡tenía el reportaje ideal! Empezaría preguntando ¿Pero todo esto es necesario? ¿Por qué no educar más a la gente con películas en las que se viera a los animales libres, en su entorno? Respetando la forma de vida de cada uno. ¿No están los museos de Ciencias Naturales llenos de animales disecados? El ratón absorto en sus pensamientos no se había dado cuenta de que aquel mamífero de cabeza grande y larga cola se había acercado a él. Con un ligero movimiento de una de sus patas hubiera podido aplastarleo. No obstante la mirada del león era burlona. Levantó la cabeza y agitando su melena soltó un potente rugido, por un momento todo quedó en silencio, hubo expectación; la soberanía de aquel imponente animal quedó patente; luego con dignidad, pausadamente se dirigió al otro lado de su habitáculo.

Pepón se recuperó del susto. -De buena me he librado- y antes de salir corriendo calle abajo gritó:
¡Gracias Majestad!

Por Elena Sinhache

Quiénes Somos | El proyecto | Contacto | Colabora

Infozoos © Eurogroup, Born Free Foundation. 2006.
C/ San Bernardo, 66. 3ºD, 28015. Madrid. España - www.infozoos.org - info@infozoos.org